Biografía de Romy Schneider

Después de la separación de sus padres en 1943 (divorcio en 1945), S. asistió a una escuela en Berchtesgaden y al internado Goldenstein cerca de Salzburgo de 1944-53. A la edad de 14 años asumió su primer papel cinematográfico al lado de su madre -sin ninguna formación en actuación pero convencida por su naturalidad casual- en la película casera «Wenn der weiße Flieder wieder blüht» (1953, director: Hans Deppe).

Junto con su segundo marido promovió sistemáticamente la carrera de actriz de su hija. En el papel de «Sissi» S. se convirtió en una estrella popular y junto con su compañero de cine Karlheinz Böhm (* 1928) formaron una pareja de ensueño de los años 50: En tres películas – «Sissi» (1955), «Sissi, la joven emperatriz» (1956), «Sissi, Schicksalsjahre einer Kaiserin» (1957, director en cada caso Ernst Marischka, 1893-1963) – S. actuó una versión romántica y por lo tanto kitsch de la vida de Isabel de Baviera, que se había convertido en Emperatriz de Austria.

El público alemán

Las películas fueron una oferta de formación de identidad para el público alemán de la posguerra y en una versión de una sola pieza también tuvieron éxito en los Estados Unidos. En un principio se definió el papel del ingenuo mimoso, pero los primeros intentos de contrarrestar este cliché de la actuación fracasaron: por ejemplo, en la película «Monpti» de Helmut Käutner (1957) o en la película para televisión de Fritz Kortner «Die Sendung der Lysistrata» (1960/61), que actualizó el material antiguo.

Tuvo un gran éxito en 1958 en «Christine/L’Amante pure», un remake de la película «Liebelei» de Max Ophüls, en la que probablemente correspondía a su tipo de papel, pero también lo cuestionaba y por lo tanto jugaba a su alrededor. Siguió a su compañero de película Alain Delon a París en 1959 para deshacerse allí de su imagen cinematográfica, una rebelión de la joven actriz que no fue llevada a cabo por el público alemán.

Un trabajo teatral con Luchino Visconti en París en 1961 le proporcionó su primer reconocimiento extenso por parte de la crítica, que ahora se tomó en serio su emancipación actoral. Los papeles en la película episódica de Visconti «Bocaccio 70» (1961), el thriller político de Alain Cavalier «Le combat dans l’île» (1961) y la adaptación de Orson Welles Kafka «Le procès» (1962) consolidaron este nuevo modelo de mujer autodeterminada.

Las películas de Otto Preminger

Su intento de iniciar una carrera en Hollywood no tuvo mucho éxito, aunque pudo mostrar facetas ejemplares de sus habilidades de actuación hasta el volteado cómico en las películas de Otto Preminger («The Cardinal», 1963), David Swift («Good Neighbour Sam», 1963) y Clive Donner junto con socios de alto perfil como Tom Tryon, Jack Lemmon, Peter O’Toole y Peter Sellers. En su documental «Romy, Anatomía de un rostro» (1966), el director Hans Jürgen Syberberg ofreció un retrato de la actriz.

En 1968 logró – con Delon como socio – un éxito extraordinario en el psicodrama «La Piscine», eróticamente brillante y opaco que encarnó en la ficción una parte de su biografía y con ella su relación privada con Delon. En 1969 comenzó una colaboración con el director Claude Sautet, en la que -a menudo con Michel Piccoli como su socio- encontró un ideal de su expresión actoral, combinando la confianza en sí misma con el encanto y la pasión.

«Les choses de la vie» (1969), «Max et les ferrailleurs» (1970), «César et Rosalie» (1972) y «Une histoire simple» (1978). Dirigida por Visconti, se atrevió a destruir su cliché de juventud en su película «Ludwig» (1972). De nuevo se hizo pasar por la Emperatriz Isabel, pero ahora le dio los rasgos de una mujer y gobernante fría, consciente de su poder y cerrada.

Un erotismo seguro

El comportamiento, tras el cual se oculta un erotismo seguro de sí mismo, caracterizó en adelante su juego, determinado por una invisible confusión de sus sentimientos, por una desorientación que encuentra resistencia o termina en el auto abandono. Directores como Pierre Granier-Deferre («Le train», 1973), Francis Girod («Le trio infernal», 1973/74), Andrzej Zulawski, Claude Chabrol («Les innocents aux mains sales», 1974/75) hicieron uso de este potencial.

S. sólo apareció una vez más en una producción alemana, en la adaptación cinematográfica de «Gruppenbild mit Dame» (1976/77) de Heinrich Böll, dirigida por Aleksandar Petrović, en la que encarnaba a una mujer que se sentía extraña en su propio país, casi una metáfora de la vida y la carrera de S. en sí misma.

Premios

Bambi (1957, 2º premio en la ceremonia de entrega); Premio D. Franz. Filmak. (1963); César (1976, 1979 y 1981); Premio del cine alemán: Cinta de oro del cine (1977); Premio David-de-Donatello (1979); Premio Romy Schneider d. Festival de Cine de Montreux (desde 1982); Sello (2000).